Búscador Mujer Joven:

Hoy es y hay 1 usuarias activas

 
Contenidos
 
Paginas amigas
Ok juegos
Recetas de cocina
Fotos de humor
Peliculas gratis
Relatos eroticos
Biografias
Trucos caseros
Letras de canciones
Juegos guapos
Tv gratis
Series online
Agregar web

Emoticonos
Que fotos
Peliculas online
Refranes
Contactos personales
Cine gratis
Que Chistes

+ Añadir tu web
 
Suscríbase!
Reciba articulos y consejos de Mujer Joven gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




































 




Fuerza y Valor para las primerizas
Categoría: Obsetrecia/Embarazo
Valor de este artículo: 0.00
Enviada por:


Valora este articulo de MujerJoven.net de
Obsetrecia/Embarazo

Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo


Mujer Joven:  Obsetrecia/Embarazo > Fuerza y Valor para las primerizas

Fuerza y Valor para las primerizas
Cuando sales de la maternidad, empiezas a experimentar desvelos, preocupaciones, mal pasadas, encierros... Y ¡zaz!, esa emoción se convierte en un verdadero caos, porque simple y sencillamente te sientes la mujer más desdichada del mundo


Esperas un bebé, llega el día de su nacimiento, al fin lo conoces, lo besas, lo acaricias, lo auscultas.... En fin, todo es emoción, porque no crees que ese pequeño ser ¡es una extensión de ti!

Sin embargo, sales de la maternidad, empiezas a experimentar los desvelos, las preocupaciones, las mal pasadas, los encierros...


El consuelo de los padres durante las pesadillas del bebé es el mejor alivio.

Y ¡zaz!, esa emoción se convierte en un verdadero caos, porque simple y sencillamente te sientes la mujer más desdichada del mundo.

¿Por qué sucede esto? Pues porque al convertirte en madre dejas de ser tú en todos los sentidos; y es que si antes tenías tiempo para la gimnasia, las amigas y la jugada, para seguir noviando con tu marido y salir al cine, cenar, bailar o viajar cuando querían, hoy ya no puedes y, para colmo, ves cómo tu pareja sigue llevando su vida normal y tú te quedas encerrada cuidando al pequeño.

Esto, regularmente, suele suceder con la llegada del primer hijo, cuando por ser novata no sabes cómo organizarte y, finalmente, aunque no te atreves a reconocerlo, terminas echándole la culpa a todo mundo de lo que te sucede y, a veces, hasta le gritas desesperada a tu marido cuando llega a casa. ¡Ya no puedo!, “todo el día estoy encerrada”, “quiero salir, llévame a casa de mis papás” o “a ver cómo le hacemos, pero quiero ir al cine o a cenar”... ¿Estas frases te parecen conocidas? Seguramente sí, porque alguna vez las has de haber mencionado.

Todo se agrava cuando no tienes una buena ayuda y te encargas de todo, desde atender al bebé y a tu marido, pasando por hacer el aseo, lavar, planchar, preparar el desayuno, la comida y la cena, ir al súper y a la tintorería, entre otras muchas actividades. Lo peor es cuando la mujer trabaja y, aparte de no contar con ayuda en el hogar, llega cansadísima a darle de cenar al esposo, bañar al niño, lavar biberones, dormir al bebé, asear la casa, lavar platos, organizar la pañalera para el día siguiente y la ropa que ella y su pareja se van a poner.

Sin duda, toda mujer que ha experimentado esto sabe perfectamente que esta etapa pasa conforme el niño va creciendo, o bien, cuando vuelves a tener otro pequeño y la experiencia te lleva a ser una mamá más práctica. O cuando consigues una buena ayuda y empiezas a hacer otras actividades que te llevan a estar unas cuantas horas fuera de casa para volver a ser tú.

Organízate para ser feliz

Yolanda Reyna de Garza, madre de tres pequeños, comenta que cuando el primero de ellos nació comenzó a experimentar lo que era vivir hecha un nudo de nervios y, además, lo que implicaba encerrarse en casa y perder esa libertad que tenía cuando era soltera.

“Recuerdo que recién que salí de la maternidad, mi esposo y yo nos turnábamos para estar viendo que el bebé respirara. Era una verdadera angustia. Ya con los otros dos fue diferente, porque la experiencia nos hizo ver las cosas de otra manera”, comenta.

Además, Reyna de Garza expresa que solía enojarse con su esposo porque cuando ambos llegaban a casa después del trabajo y de haber recogido a su hijo en casa de su suegra, le daba “coraje” ver cómo él se divertía con el niño mientras ella hacía otras cosas; al final, él dormía al pequeño y se iba a la cama, al tiempo que la mamá se dedicaba a preparar la pañalera y terminar rendida, sin ganas de hacer nada más.

Eso la llevó a planear mejor sus actividades dentro de casa; por ejemplo, mientras hacía la cena, ponía la lavadora -todos los días-; antes bañaba al niño, le daba su último biberón y lo llevaba a dormir; después de recoger los platos se dedicaba a lavar biberones y esterilizarlos.

Y ya cuando el bebé comenzaba a comer otros alimentos, ponía a cocer todo lo necesario para hacerle sus papillas en un dos por tres. “En la organización está la clave.

Yo le digo a mis amigas que se sienten y que con calma den una revisada a sus actividades y hagan su propio plan diario. Eso sí, nunca dejen para mañana lo que puedan hacer hoy, sobre todo si ya no van a volver al trabajo y ahora sí van a estar de tiempo completo en la casa”, comenta.

Reyna de Garza explica que cuando tuvo a su segundo hijo y luego al tercero, hacer las cosas ya era habitual en ella; ¡y es que había aprendido a organizarse! “Además, cuando nacen tus otros hijos eres menos aprehensiva y ya sabes que no les va a pasar nada con el primer tropezón, o si se llevan el chupón sucio a la boca, o si dejas de esterilizarles los biberones más pronto”, expresa.

Sus primeros pasos como mamá

Daniela Lozano de Villanueva no experimentó lo mismo que Reyna de Garza, pero sí se sintió frustrada en otro sentido, sobre todo porque no sabía qué hacer con su pequeña y se preocupaba mucho.

Luego, llegaba mi esposo y yo siempre estaba agotada. “A mí lo malo es que me fue a visitar mucha gente a mi casa y no tanto al hospital, y yo ya no quería que fuera nadie porque no podía descansar. ¡Ya estaba harta de la visita!”, expresa.

Precisamente para evitar que otras como ellas se “hagan bolas” a la hora de tener a su primer hijo y vivan preocupadas porque no saben qué hacer en determinados casos, decidió escribir el libro, en el que podrán encontrarse las respuestas a todas las interrogantes que se plantean las nuevas mamás. “Lo que me pasó a mí es que nadie me dijo que a los bebés les salen puntitos blancos, que hacen popó aguada... ¡Todo el día le hablaba a mi pediatra! “Entonces decidí escribir el libro y le pedí ayuda, precisamente, a mi pediatra, para en una sección de pediatría poner todo lo que le va a pasar a tu bebé, y en otras su desarrollo mes por mes, además de otros temas como qué le debes comprar o cómo debes cargarlo”.

Ella, afortunadamente, jamás discutió con su esposo cuando se sentía cansada. “Muchas se pelean con el marido al grado de ser súper drásticas; otras, en cambio, ya no quieren tener otro bebé; y a muchas les ha ido muy bien”, aclara.

Conforme el tiempo pasa y el niño crece, asegura, las mamás se vuelven más prácticas. “También sucede esto cuando pasa el primer mes de nacido o cuando empieza a dormirse toda la noche; entonces ya te sientes liberada.

“Yo lo que hice es que me volví muy comodina, pues ya no le hervía los biberones. A eso te lleva la experiencia. Y así ya no sentí tanta presión”. Lozano de Villanueva ofrece como consejo a las nuevas mamás que no se agobien tanto. “Yo recuerdo que al principio quería hacer todo bien y perfecto, pero hoy yo le digo a la nueva mamá que deje correr la vida, porque no pasa nada si el bebé llora, si se le cae el chupón y si lo pones en el piso. “Además, que no le hagan caso a nadie más que su a pediatra, porque todo mundo opina y lo mejor es no escuchar nada de lo que te digan”, explica.




Envía este articulo de MujerJoven.net a tú amiga
Tu e-mail:
E-mail de tu amiga/o:
Recibir articulo de MujerJoven.net en mi e-mail.    

 

 




 

404 Not Found

Not Found

The requested URL /jaula.php was not found on this server.

Nube de palabras y articulos, consejos testimonios chistes etc.. relacionadas con este portal

mujer mujer joven mujer actual, testimonios chistes feministas Arte Chistes Feministas Dinero Ejercicios Emociones Enfermedades Familia Gastronomía Ginecologia Grandes Mujeres Medicina Natural Moda Nutricion Obstetricia Pediatria Perdida de Peso Personajes Piel y Belleza Poesia Salud Seleccione Sexo Sexualidad Sociedad Tecnología Testimonios Tests Amorosos Tests Emocionales

Artesania
Fotografia Historia Literatura Manualidades Para reirse un rato Chistes Ahorros Negocios Perfil emprendedor Ejercicios de relajación Ejercicios de respiracion Mantente en forma Posturas saludables Programa de ejercicios especificos Tips y consejos de ejercicios Amor En Pareja Frases románticas Horoscopo Chino Novios Pensamientos Psicologia Signos zodiacales Tu hogar Albinismo Alteraciones del ojo tiroideo Amigdalitis Cabello, piel y uñas Cancer Colesterol Corazón y circulación Dermatologia El asma Enfermedades  Enfermedades pulmonares Estrabismos Estrés Generalidades Infecciones de transmisión sexual Innnovaciones Mentales Neumonía Ojos Picadura de insectos Resfriado común Salud Salud de la Mujer Sida Sistema nervioso Todo acerca... Tumores Vida sana Hijos Hogar Naturaleza Padres Comida Mexicana Comina China Datos y consejos utiles Delicias dulces El ABC de la cocina Frutos secos Gastronomia Chilena Platos salados Recetas afrodisiacas Tragos (0) Amenorrea Anticonceptivos  Climaterio Esterilidad Fertilidad Oncologia Salud y enfermedades Mujeres en el arte  Mujeres en la politica Mujeres que hicieron historia 80 Afrodisiacos naturales Antienvejecimiento Aparato respiratorio Aparato urinario Aromaterapia Cansancio-Forma Circulación Esencias florales de Bach Homeopatía Huesos-Articulaciones Insomnio Nerviosismo Método pilates Obesidad Piel Belleza Plantas medicinales Problemas digestivos Procesos infecciosos Reiki Tensión Colesterol Tips de salud Transtornos digestivos Tu salud Bodas Consejos Estilo Hogar y estilo Lenceria Ropa Alimentos Cosejos sobre alimentacion Grasas Minerales Preguntas de nutrición Transtornos de la alimentación Algunas enfermedades Cambios corporales Embarazo  Empezando a conocerte Natalidad Nutricion Alimentacion Asma Cuidado y educacion de sus hijos Dentición Dermatologia Emergencias Lactancia materna Mi primer año  Piojos en los niños Preguntas de pediatría Salud de los hijos Tus hijos Consejos de dieta y perdida de peso Desintoxicantes Dietas Dietas de rigor Una buena alimentación  De la historia Personajes de la actualidad Acné Cabello Celulitis Cirugía plástica: mejorando la imagen Cuidados Curso de automaquillaje Datos utiles Dientes Estrias Los Labios Manos Maquillaje Maquillaje express Para verte como una diva Perfumes  Pestañas y cejas Piel y cuerpo Pies Preguntas de belleza) Principios básicos del maquillaje Spa Tips de belleza Uñas Varices Fechas especiales Poemas de amistad Poemas de amor Poesia contemporanea Poesia erotica Poesía latinoamericana Alergias Dejando el cigarrillo Efectos del tabaquismo Enfermedades de la piel) Infecciones Insomnio Odontología Periodo menstrual Se trata de tu salud Diccionario  Erotismo Masturbacion Sexo y amor Afrodisíacos Anticonceptivos Kamasutra Mitos del sexo Pareja Preguntas de sexualidad Sexo y relaciones Tantra ¿Como te gusta que te hagan el amor? Bodas famosas Farandula Realeza Ciencia Internet Aborto Adopción  Anorexia Discapacitados Grandes historias de amor Mamas Muerte Sexuales Tendencias preparada para casarte Emociones e inteligencia
 

Powered by Gsus Networks
Agregar Web - Directorio de webs