Búscador Mujer Joven:

Hoy es y hay 1 usuarias activas

 
Contenidos
 
Paginas amigas
Ok juegos
Recetas de cocina
Fotos de humor
Peliculas gratis
Relatos eroticos
Biografias
Trucos caseros
Letras de canciones
Juegos guapos
Tv gratis
Series online
Agregar web

Emoticonos
Que fotos
Peliculas online
Refranes
Contactos personales
Cine gratis
Que Chistes

+ Añadir tu web
 
Suscríbase!
Reciba articulos y consejos de Mujer Joven gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




































 




Las verdaderas memorias de una geisha
Categoría: Arte/Literatura
Valor de este artículo: 5.00
Enviada por:


Valora este articulo de MujerJoven.net de
Arte/Literatura

Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo


Mujer Joven:  Arte/Literatura > Las verdaderas memorias de una geisha

Las verdaderas memorias de una geisha
A fines de los 90, el autor estadounidense Arthur Golden saltó a la fama gracias a una biografía novelada sobre una geisha. Mineko Iwasaki, la persona que le sirvió de modelo al escritor, acaba de publicar sus memorias.

Corría el año 1992, cuando Mineko Iwasaki recibió una inesperada llamada en su domicilio en la ciudad de Kioto, Japón. Se trataba de un joven autor estadounidense, de nombre Arthur Golden, quien le manifestó que estaba muy interesado en poder entrevistarla personalmente. El escritor tenía una idea en mente: hacer una novela que tuviera como telón de fondo los misterios del centenario arte de las geishas. Y para ello, Iwasaki resultaba fundamental.

Aunque por esa época Iwasaki ya no ejercía el oficio en el que se había iniciado de niña, conocía mejor que nadie los secretos que esconden estas enigmáticas mujeres, que suelen tener la fama de no ser más que prostitutas altamente refinadas. Ante la insistencia de un alto ejecutivo -quien a su vez habría recibido presiones de la familia Golden, controladora del diario New York Times-, Iwasaki aceptó entrevistarse con el joven autor.

Golden pasó dos semanas en la casa de Iwasaki, donde vivía en compañía de su marido e hija. Durante ese tiempo, lo inició en los secretos, formación, rituales y experiencias a las cuales se ven sometidas las geishas en Japón. El resultado fue que Golden publicó, cinco años más tarde, una biografía novelada, que tituló “Memorias de una geisha” y que pronto lo lanzó a la fama.

Traducida a 32 idiomas, vendió más de cuatro millones de copias sólo en Estados Unidos, la novela, sin embargo no fue del gusto de Iwasaki. El motivo: Golden no habría respetado un supuesto acuerdo de confidencialidad sobre la identidad de quien se constituyó en la principal fuente del éxito de ventas. El resultado: Iwasaki demandó el año pasado a Golden y a la editorial, Alfred A. Knopf, y acaba de lanzar en Estados Unidos y en Europa, su propia versión de lo que es el arte de las geishas y de lo que fue su vida dedicada a ese oficio.

Vida de una geisha (Ediciones B, octubre 2002) se llama el texto en la versión española, y sobre la motivación que lo llevó a escribirlo ella ha explicado: “Ninguna geisha, en los trescientos años de historia de nuestra profesión, ha explicado su experiencia en público, ya que existen reglas tácitas que nos prohíben hacerlo”. Para la japonesa, que ahora vive en Estados Unidos y tiene 53 años, resultaba fundamental aclarar los malentendidos sobre su ex profesión. “Las geishas son profesionales que se ganan la vida con sus aptitudes artísticas, pero mucha gente tiene una imagen errónea de una profesión rodeada de misterio y de sombras”, manifestó Iwasaki en la presentación que se hizo en Manhattan y en la cual fue acompañada por Rande Brown, la persona que la ayudó en la redacción del texto.

Sobre su frustrada experiencia con Golden ha expresado en la giras promocionales de Vida de una geisha que “si hubiera sabido que iba a desvelar mi identidad nunca le hubiera permitido entrar en mi casa”. Junto al tema de su nombre, la prensa ha especulado que uno de las partes que más le habría molestado a Iwasaki del libro del estadounidense es donde describe su “mizuage”. Esto es, el ritual en el cual los clientes más ricos hacen una verdadera subasta para terminar con la virginidad de las aprendices a geisha.

Más allá de si tuvo o no que pasar por ese “rito de iniciación”, lo cierto es que Iwasaki comenzó su oficio, como la mayoría de las geishas, a muy temprana edad. “Comencé muy temprano mi carrera. Ciertos eventos que ocurrieron, cuando sólo tenía tres años, me llevaron a ello. Me trasladé a una ‘okiya’ -casa de geishas- cuando tenía cinco años y mi entrenamiento artístico comenzó a los seis. Adoraba la danza. Se convirtió en mi pasión y en el objeto de mi devoción. Estaba determinados para ser la mejor y lo fui”, se lee en el libro.

La “okiya” a la que asistió Mineko estaba ubicada en la ciudad de Kyoto y en ella aprendió los secretos del arte que ha hecho famosas a estas mujeres en todo el mundo. Sobre su oficio y los lugares en donde éste es aprendido, recuerda: “En Japón, existen barrios especiales, conocidos como ‘karyuka’, los cuales están dedicados al goce de los placeres estéticos. Esas son las comunidades donde viven y trabajan las artistas mujeres, entrenadas profesionalmente, que son conocidas como geishas”.

Desde los 15


--------------------------------------------------------------------------------
Fue en uno de esos distritos, donde a los 15 recibió el título de “maiko”, aprendiz de geisha. Al cumplir los 21, Mineko fue capaz de sortear con éxito el duro entrenamiento al cual era sometida junto a sus compañeras y ascender un escalón más, siendo nombrada “geiko”, nombre que reciben las geishas en Kyoto. Esto le permitió poder participar en ceremonias como el “erikae” -intercambio de collares- o el delicado y mundialmente famoso rito del té.

Sobre su formación, Iwasaki recuerda: “durante nuestra educación recibimos lecciones de danza, aprendemos a tocar instrumentos musicales, el arte de la recitación, caligrafía, nos enseñan la ceremonia del té y nos dan clases de etiqueta y comportamiento a parte de muchas otras cosas”. Claro que todo ello con una finalidad más que clara: “Entretener a los hombres de las altas esferas sociales, hacer que se sientan bien, que olviden sus problemas personales y profesionales, darles conversación y relajarlos”. A cambio, ha explicado, las recompensas eran más que altas. Sólo por una actuación de no más de 15 minutos, llegaba recibir cerca de US$1.500.

Ha sido este aspecto el que, según Iwasaki, ha llevado a muchos a confundir la profesión de geisha con la prostitución. En las giras promocionales, la ex geisha tuvo que responder esa inevitable pregunta: “En Japón históricamente había dos distritos, el del placer, donde vivían las cortesanas, y el de la flor y el sauce, donde vivían las profesionales instruidas para las artes, las geishas. En 1873, se dictó una ley de emancipación de la mujer, que trajo como consecuencia que las cortesanas, para encubrir su profesión, se llamaran geishas. Nosotras no tenemos ninguna necesidad de prostituirnos porque ganamos mucho dinero”.

Si hubo algo que llamó la atención a Golden de Mineko es que gozaba de la fama de haber sido la mejor profesional de su tiempo. “A medida que iba madurando en mi profesión, crecientemente me fui desilusionando con la intransigencia del sistema arcaico en el que viven las geishas.(...) Estaba tan enojada por mi incapacidad de producir cambios que, finalmente, decidí abdicar de mi posición. Estaba en lo más alto de mi éxito, y sólo tenía 29 años”.

Y es que, según explica, las geishas se ven sometidas a duras condiciones laborales. “Deben seguir un régimen extremadamente riguroso de constantes clases y ensayos. (...) La joven ‘geiko’ tiene que vivir en la ‘okiya’ por un período acordado de tiempo, generalmente de cinco a siete años, durante el cual debe devolverle a la ‘okiya’ la inversión realizada en ella. Una vez logrado, recién puede independizarse y comenzar a trabajar de manera independiente, aunque generalmente se mantiene vinculada a su ‘okiya’, funcionando ésta como una especie de agencia de empleo”.

Muchos se horrorizaron con su decisión de abandonar el éxito que había logrado como geisha. A esa altura, Mineko había conseguido mucho más de lo que muchas alcanzaban a lo largo de sus vidas. Era joven y ya era la persona que dirigía la casa de geishas Iwasaki. “Decidí cerrarla, empaqué mi kimono invaluable y los ornamentos de joyas, y dejé Gion Kobe -el karyukai de Kyoto-. Me casé y ahora estoy criando una familia”.


Envía este articulo de MujerJoven.net a tú amiga
Tu e-mail:
E-mail de tu amiga/o:
Recibir articulo de MujerJoven.net en mi e-mail.    

 

 




 

Nube de palabras y articulos, consejos testimonios chistes etc.. relacionadas con este portal

mujer mujer joven mujer actual, testimonios chistes feministas Arte Chistes Feministas Dinero Ejercicios Emociones Enfermedades Familia Gastronomía Ginecologia Grandes Mujeres Medicina Natural Moda Nutricion Obstetricia Pediatria Perdida de Peso Personajes Piel y Belleza Poesia Salud Seleccione Sexo Sexualidad Sociedad Tecnología Testimonios Tests Amorosos Tests Emocionales

Artesania
Fotografia Historia Literatura Manualidades Para reirse un rato Chistes Ahorros Negocios Perfil emprendedor Ejercicios de relajación Ejercicios de respiracion Mantente en forma Posturas saludables Programa de ejercicios especificos Tips y consejos de ejercicios Amor En Pareja Frases románticas Horoscopo Chino Novios Pensamientos Psicologia Signos zodiacales Tu hogar Albinismo Alteraciones del ojo tiroideo Amigdalitis Cabello, piel y uñas Cancer Colesterol Corazón y circulación Dermatologia El asma Enfermedades  Enfermedades pulmonares Estrabismos Estrés Generalidades Infecciones de transmisión sexual Innnovaciones Mentales Neumonía Ojos Picadura de insectos Resfriado común Salud Salud de la Mujer Sida Sistema nervioso Todo acerca... Tumores Vida sana Hijos Hogar Naturaleza Padres Comida Mexicana Comina China Datos y consejos utiles Delicias dulces El ABC de la cocina Frutos secos Gastronomia Chilena Platos salados Recetas afrodisiacas Tragos (0) Amenorrea Anticonceptivos  Climaterio Esterilidad Fertilidad Oncologia Salud y enfermedades Mujeres en el arte  Mujeres en la politica Mujeres que hicieron historia 80 Afrodisiacos naturales Antienvejecimiento Aparato respiratorio Aparato urinario Aromaterapia Cansancio-Forma Circulación Esencias florales de Bach Homeopatía Huesos-Articulaciones Insomnio Nerviosismo Método pilates Obesidad Piel Belleza Plantas medicinales Problemas digestivos Procesos infecciosos Reiki Tensión Colesterol Tips de salud Transtornos digestivos Tu salud Bodas Consejos Estilo Hogar y estilo Lenceria Ropa Alimentos Cosejos sobre alimentacion Grasas Minerales Preguntas de nutrición Transtornos de la alimentación Algunas enfermedades Cambios corporales Embarazo  Empezando a conocerte Natalidad Nutricion Alimentacion Asma Cuidado y educacion de sus hijos Dentición Dermatologia Emergencias Lactancia materna Mi primer año  Piojos en los niños Preguntas de pediatría Salud de los hijos Tus hijos Consejos de dieta y perdida de peso Desintoxicantes Dietas Dietas de rigor Una buena alimentación  De la historia Personajes de la actualidad Acné Cabello Celulitis Cirugía plástica: mejorando la imagen Cuidados Curso de automaquillaje Datos utiles Dientes Estrias Los Labios Manos Maquillaje Maquillaje express Para verte como una diva Perfumes  Pestañas y cejas Piel y cuerpo Pies Preguntas de belleza) Principios básicos del maquillaje Spa Tips de belleza Uñas Varices Fechas especiales Poemas de amistad Poemas de amor Poesia contemporanea Poesia erotica Poesía latinoamericana Alergias Dejando el cigarrillo Efectos del tabaquismo Enfermedades de la piel) Infecciones Insomnio Odontología Periodo menstrual Se trata de tu salud Diccionario  Erotismo Masturbacion Sexo y amor Afrodisíacos Anticonceptivos Kamasutra Mitos del sexo Pareja Preguntas de sexualidad Sexo y relaciones Tantra ¿Como te gusta que te hagan el amor? Bodas famosas Farandula Realeza Ciencia Internet Aborto Adopción  Anorexia Discapacitados Grandes historias de amor Mamas Muerte Sexuales Tendencias preparada para casarte Emociones e inteligencia
 

Powered by Gsus Networks
Agregar Web - Directorio de webs